Tambien, los sintomas varian en cada paciente. Cada que posee que construir las propios relatos.

La femina me dijo “la depresion me extravio asi­ como aun no he podido encontrarme. Es igual que permanecer en medio de el mar y no ha transpirado advertir que, entre mas braceas, mas te hundes. Tengo ataques de ansiedad que te hacen crujir las dientes. Bien no queria despertarme, ya nunca queria salir. Me costaba escoger decisiones como banarme, vestirme, verme con alguien. Siempre estaba temblando sobre nervios”.

Otra me explico “el resultado y tratamiento de las enfermedades mentales son igual que fantasmas. Seri­a relativamente comodo imaginar que se notan un golpe o una fractura, porque el dolor corporal seri­a una cosa excesivamente « real », por ponerlo en esos terminos. Las enfermedades mentales no generan eso, porque muchas veces no se puede explicar con palabras”.

Lo que si puede hacerse seri­a fabricar una jerarquia artificial de sintomatologia. a varios, la enfermedad los paraliza y no ha transpirado las condena a postrarse voluntariamente en la cama. A otros, los acompana en todo lo que realizan mientras intentan ponerse una rutina productiva. Continuamente esta ahi, velado, incesante. Como me dijo una mujer con trastorno limite sobre la modo de ser, “esta vaina algunas veces me supera, seri­a como una sombra que me despierta en las noches y me realiza experimentar igual que nada en el mundo”.

El primer gran desafio del amor es individual?

Poco favorece que la humanidad este plagada sobre prejuicios. Todos los relatos que conoci estan mediados por la idea sobre que la enfermedad mental, mas que la certeza, seri­a un capricho.

Un varon me dijo que crecio creyendo que la angustia y no ha transpirado la tristeza se proporcionan porque Solamente somos mismamente “durante mi infancia y adolescencia De ningun modo me trate. La arreglo, cuando me daban ataques de ansiedad, era descansar para que se me pasara la maricada ».

No obstante el tiempo Ademi?s terminaba arrancandose las unas con los dientes y no ha transpirado, a las 25 anos de vida, llego a tener dias enteros en a donde el unico pensamiento era que queria matarse.

Una chica me conto que, en un hospital publico, un doctor le dijo a su pareja, quien padece sobre tristeza, que parecia quedar en sus dias « deje que an ella le agarren esas cosas, an usted no ».

Otra chica me dijo que abandono su terapia por un proceso de su psiquiatra. Otra conto que su doctora le pregunto En Caso De Que ella no sentia que era su culpa que la hubieran violado.

Varias seres coinciden en que las terapias son sesiones de veinte min., en donde el medico realiza la conjunto de dudas predeterminadas, desprovisto mirarlas a los ojos.

Bastantes senalaron que los tratamientos sobre calidad son costosos. Me hacen meditar en mi terapeuta, que cobra 150.000 pesos por sesion desplazandolo hacia el pelo quiere verme dos veces por semana.

A ese torbellino sobre dolores incomprendidos tambien se enfrentan los usuarios que nunca tienen la enfermedad, pero que aman an algunos que las padecen.

El jerga de lo intangible

“Cuando tanteo acercarme, hablarle, puedo ver como lo que digo se estrella contra la clase sobre caja de cristal que lo rodea. El me ve asi­ como yo lo veo, pero las sonidos son puro sonido blanco”.

Eso me cuenta la chica acerca de un amigo que viene hundiendose en la depresion incapacitante. Ha tomado la eleccion, por su propia salubridad, de alejarse de el novio.

La entiendo. Esa incompetencia de hablar, sobre asimilar, sobre usar el igual idioma, es una frustracion continuo dentro de las personas enfermas desplazandolo hacia el pelo su por las proximidades.

David Foster Wallace la describio, en La persona deprimida, un digo que arranca asi “La humano deprimida sufria la angustia emocional terrible e incesante, asi­ como la imposibilidad sobre compartir o manifestar esa angustia era en si misma un componente sobre la angustia y un factor que contribuia a su horror esencial”.

Como funcionan las relaciones en medio sobre esa complejidad profunda?

“Nada lo animaba desplazandolo hacia el pelo yo trataba de invitarlo an irse, al cinema o a cualquier lugar para distraerlo”, me cuenta la chica. No obstante al reseГ±a de sitios de citas rusos ver que no funcionaba viene un procedimiento de educacion, sobre lidiar con el resentimiento y entender alguna cosa que da la impresion contraevidente aunque cualquier en una comunicacion puede quedar bien, el estado sobre animo sobre la cristiano enferma es un desastre.

Acerca de su origen, que padece esquizofrenia, la chica me dijo “convivir con la persona asi no se puede ver desde el estima sino la tolerancia. Seri­a complicado, porque no se entiende lo que vive, lo que notan, lo que percibe. Debatir de comprenderlo seri­a toda una adaptacion ficticia de la certeza que nunca esta dada ni se puede ver”.

Intentar en esas condiciones es un desafio. “Me enamore sobre una ser que padece un trastorno depresivo de mi?s grande y ha sido bastante laborioso. En la foto enorme siento que ha sido mas lo que el me ha llevado a su etapa que lo que yo lo he traido a la luces. En la actualidad estoy en terapia, abandone mi vida por darle tiempo, lugar, disponibilidad asi­ como muchas veces no lo percibe, ni seri­a alguna cosa que pueda reconocer”, me cuenta una mujer.

“Cuando entraba en crisis o se sentia excesivamente mal, se encerraba”, me narro una diferente chica en su expareja. “Duraba inclusive la semana sin hablarme. Habia semanas en las que nunca le importaba verme, ni siquiera me preguntaba como estaba, era como permanecer en una contacto y, en paralelo, no”.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée Champs requis marqués avec *

Publier des commentaires